Un gol de Richard en el minuto 90, al ejecutar un penalti, daba los tres puntos al Cotillo en su enfrentamiento con el Tenerife B. El partido se disputó en el municipal del Cotillo en una mañana nublada y con ligero viento, cerca de 200 aficionados en la grada.

Victoria muy trabajada del Cotillo ante un gran equipo en el último minuto. El partido fue disputado de principio a fin y estuvo abierto hasta el final, el Tenerife tuvo más la pelota pero el Cotillo supo jugar su cartas y le salió bien. Tardó en meterse el equipo de Michel Brito en el encuentro, la fuerte presión arriba del Tenerife dificultaba cualquier intento de trenzar juego. Fueron los visitantes los que primero llegaron a los dominios de Julio, por mediación de Yuya y Eliot, pero el portero local se mostró muy seguro en todo momento.

A partir del minuto 20 el juego se estabilizó y el Cotillo empezó a despuntar poco a poco, sin crear peligro pero igualando la contienda. El Tenerife estaba un poco más controlado y la zaga majorera no pasaba apuros. Los dos equipos querían la pelota y miraban poco al área rival. Con el 0-0 en el marcador se llegaba al descanso, el encuentro estaba abierto a cualquier resultado.

La segunda parte arrancó igual que la primera, mucha disputa, mucha intensidad y pocas ocasiones de gol por uno y otro equipo. Mediada la segunda parte las fuerzas se fueron equilibrando y el partido entró en un ida y vuelta que interesaba al Cotillo. Michel fue valiente y arriesgó a falta de muchos minutos todavia. Dejó defensa de tres y el equipo empezó a empujar, a sacar faltas y saques de esquina de la nada, y con la pelota parada las fuerzas se igualaban.

El Tenerife tenía pinta de llevarse el partido, pero la seguridad mostrada por los defensores del Cotillo fue brutal. Ni una sola vez pudieron salvar ‘el muro’ edificado por  Richard y Adargoma, que fueron unos auténticos baluartes en la zaga celeste. El Cotillo creyó hasta el final y obtuvo premio. Minuto 90 y penalti, tonto pero claro, sobre Pedro Javier. Richard agarró el balón y se fue directo al punto fatídico para dar los tres puntos al Cotillo.

Explosión de júbilo una vez finalizado el partido por parte de todos, jugadores, aficionados y directivos se mezclaron sobre el terreno de juego para celebrar la victoria. Tres puntos para seguir soñando, los números de la segunda vuelta lo avalan.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here