Los del Mitsubishi Lancer Evo VI se quedaron en el enlace al segundo tramo del Rallye Isla Verde, la primera cita del Campeonato de Canarias de Rallyes de Tierra. Aún por determinar el origen exacto, un problema en la transmisión les ha dejado con el casillero a cero.

Aníbal Hernández y José María Umpiérrez viajaban desde Fuerteventura hacia La Palma para celebrar la primera cita del Campeonato de Canarias de Rallyes sobre Tierra. Como en otras ocasiones, la Isla Bonita era el escenario elegido para dar la salida a este certamen, y lo hacía con un Rallye Isla Verde dibujado alrededor de diez pruebas especiales y algo más de 50 kilómetros de recorrido cronometrado.

El equipo apoyado por Mitsubishi Motors – Fránquiz Automoción, Imprenta Hermanos Umpiérrez, Aluminio y Cerrajería Araya AluseFuer, Ayuntamiento de Antigua y Estación BP Muelle Chico ya empezó con problemas en la primera prueba especial. “No podía escuchar las notas ya que tuvimos problemas con el interfono”, recordaba el piloto del Mitsubishi Lancer Evo VI, que en esa especial marcó el sexto mejor tiempo.

Pero la experiencia en La Palma no pasó de esa prueba especial para la pareja Hernández-Umpiérrez. “En el enlace al segundo tramo seguimos el proceso habitual, incluso revisamos que los neumáticos estuviesen bien, pero cuando íbamos hacia el control horario los cambios dejaron de entrar y fue imposible seguir”, lamentaba el piloto de Antigua.

“Ha sido un jarro de agua fría”, explicaba José María, el copiloto. “Abandonar tan temprano, con el esfuerzo que supone para nosotros llegar hasta aquí, es muy duro”, lamenta el que también es presidente del CD FuerteMotor, concursante con el que han estado presentes en La Palma.

“No hay tiempo para lamentarse y tenemos que mirar al futuro”, apunta Aníbal, una hoja de ruta que le llevará el 20 de mayo a estar presente en el Slalom de Antigua, la segunda prueba del Campeonato Insular de Slalom en Tierra de la isla de Fuerteventura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here