Remegio Huaman Quispe impresiona en esta primera etapa del HALF MARATHON DES SABLES FUERTEVENTURA. El vencedor de la edición de 2017 parece estar cómodo sobre los caminos de Fuerteventura, tan técnicos y variados. Los 285 competidores parten desde orillas del Océano, en la playa de la pared, hacia los 25 kilómetros de la primera etapa.

Bajo el calor insular del archipiélago canario, la organización proporciona alguna información por el buen funcionamiento de la carrera.
Patrick Basset, responsable médico de la carrera: “Protegerse del sol y pensar en hidratarse cuando exista sensación de sed, son los mensajes más importantes a recordar a los corredores de una carrera por etapas”.
El speaker tiene poco que hacer para que el pelotón de salida levante los brazos y expresen su emoción antes de la salida

Aaron y Jack Davison (dorsal 182/183-CAN) tiemblan de impaciencia al tomar “al fin la salida”. “Yo estoy listo desde hace semanas” nos asegura el joven corredor canadiense, que cumple sus 17 años. Su padre, más moderado, habla de su joven hijo y nos asegura que van a preparar bien esta primera etapa.” Sabemos que la etapa larga puede ser complicada, sobre todo después de la primera noche en el desierto.”

La llegada de los corredores comienza a ser habitual bajo el arco, en pleno corazón del vivac. Es al sur de la isla donde se sitúa el lugar donde los corredores convivirán durante el resto de la carrera. Un lugar tan excepcional como desértico. Los corredores recuperan su garrafa de agua para la noche y se cobijan bajo la sombra. Algunas horas de reposo bien merecidas antes de preparar la comida mientras el sol se esconde.

Cita mañana para los cerca de 66 km, sobrepasando dunas y senderos de la isla. Los favoritos intentarán de llegar al medio día, mientras el resto de competidores podrá llegar hasta bien llegada la noche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here