No tiene suerte el Sotavento con los arbitrajes. Bosa Gómez, el árbitro encargado de dirigir el choque, señaló un penalti inexistente en el minuto 42. Hizo caso omiso a las indicaciones de su asistente, que no apreció nada, y pitó pena máxima.

El Sotavento otra vez a remontar, a tener que arriesgar, a jugar más en campo contrario. Se puso manos a la obra y su constancia tuvo premio en el minuto 58, logrando el gol del empate 1-1. El equipo majorero se vino arriba con el tanto y trató de aumentar el marcador, quería la victoria, pero dejaba muchos huecos en defensa y los locales podían aprovechar una contra. Fue lo que ocurrió en el minuto 80, cuando un disparo desde fuera del área sorprendió al portero del Sotavento y ponía el 2-1 en el marcador favorable al A.D. Huracán.

El partido en principio era difícil, de otra liga para el Sotavento, pero no se apreciaba en el terreno de juego. Los majoreros tuteaban al A.D. Huracán en su propia casa, les plantaron cara en todo momento, pero hay que sumar puntos cuanto antes, con la buena imagen no se suman puntos. Vale que las dos últimas jornadas les perjudicaron gravemente las decisiones de los colegiados, pero hay que empezar a concretar las ocasiones de gol.   El Sotavento tiene dos partidos seguidos en el Municipal de Morro Jable, el primero el domingo frente al San José, jornada ideal para sumar  los tres primeros puntos en casa y  coger aire.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here