No tuvo suerte el Jandía en sus partidos frente al Tahíche, en el primero de ellos el marcador no se ajustó a lo acontecido en el terreno de juego, y en la vuelta, las expulsiones, la falta de puntería, y alguna decisión arbitral acabaron con las ilusiones de los majoreros. Pero toca pasar página, la gran temporada del Jandía está ahí, campeón de liga, campeón de playoffs, y finalista como representante de Fuerteventura. Felicitaciones a toda la plantilla, cuerpo técnico, junta directiva y afición, la próxima temporada se intentará de nuevo.

La fiesta de Cofete restó público al municipal de Morro Jable, a pesar de lo que se jugaba el equipo de Batista, y la afición visitante se hizo notar a lo largo de todo el partido. Más aficionados azules que rojos. Mucho calor y gran ambiente en la grada. Los primeros minutos fueron de auténtico vértigo, con demasiado juego ‘subterráneo’ y poca atención a la pelota, con un Jandía nervioso y un Tahíche que trataba de aprovechar la circunstancia para llegar a los dominios de Aitor. En el minuto 29 llegaba la jugada que pudo variar la eliminatoria. Un derribo claro sobre Roberto Oyarzo dentro del área que el colegiado no señaló. Minutos antes, Sana dispuso de una clara ocasión de gol después de un error defensivo de los visitantes. El colegiado Manuel Padrón fue muy protestado por el público por permitir las continuas caídas de los jugadores visitantes y la consiguiente pérdida de tiempo, y también por la permisibilidad con las tarjetas para los visitantes, que habían realizado entradas merecedora de cartulina y no las mostraba.


Minutos más tarde, en el 32, llegaba la expulsión de Karpin y el equipo lo acusó, pero tiró de casta y a base de garra y empuje hizo que no se notara la inferioridad numérica. Con uno menos sobre el césped anotaba el 1-0 en el minuto 39 de partido. Un balón por alto mal despejado por Floro lo remató Roberto a la red ante las protestas de los jugadores visitantes, que reclamaban falta al guardameta. Con el 1-0 se llegaba al descanso, el equipo necesitaba reposo y tranquilidad para la segunda mitad. El tiempo de descanso le vino bien al cuadro de Felipe Batista.

La segunda mitad comenzó con buen ritmo, con llegadas de uno y otro, pero sin acierto cara a gol. El esfuerzo lo acusaba poco a poco el Jandía, que tenía un hombre menos sobre el césped, y el crono corría a favor de los conejeros. Pudo acortar distancias el Jandía en dos ocasiones a balón parado, pero los remates de los centrales locales no encontraron portería. El Tahíche realizó un cambio y se adueño del balón y del encuentro. La entrada de Ubay resultó definitiva para los lanzaroteños. Controló el partido a su antojo y demostró lo gran jugador que sigue siendo. El Jandía quería pero las fuerzas flaqueaban, el esfuerzo había sido enorme desde la expulsión de Karpin y pasaba factura. La expulsión de Joseba en el minuto 81 cerraba el partido para los locales, el equipo se quedaba con 9 sobre el campo.

El Jandía quedó muy mermado con la nueva expulsión pero no se rindió, peleó cada balón como si fuera el último y luchó hasta el pitido final. El trabajo había sido intenso por parte de todos los jugadores y la afición local lo supo recompensar con una tremenda ovación al término del encuentro. No pudo ser, al final del partido deportividad de todos los contendientes, felicitaciones al Tahíche por su ascenso a Preferente y a pensar en la próxima temporada.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here