Comenzó la segunda vuelta de la Primera Regional y el Jandía perdía su condición de invicto frente al Gran Tarajal. Los “cangrejos” se imponían en un partido bronco al conjunto sureño por 2-3. Lástima lo que tuvimos que presenciar en el Municipal de Morro Jable, la semana había sido tensa y casi acaba como el rosario de la aurora.

Lamentable la decisión de la Delegación de Árbitros de Fuerteventura al no designar asistentes para un partido de semejante calibre. Los clubs se juegan mucho, pero eso parece importarle un comino al Delegado de los árbitros en Fuerteventura. Hoy, sin ir más lejos, estuvo a punto de provocar graves incidentes en el Municipal de Morro Jable. Arrojó a los leones a Cristian Gil Gopar, en un partido que tuvo que dirigir sin asistentes, más propio de solteros contra casados que de un enfrentamiento entre los dos primeros de la tabla de Primera Regional.

Los primeros 45 minutos fueron de ensueño para el Jandía. Sólo había un equipo sobre el campo, el de Felipe Batista, que parecía de superior categoría ante un inofensivo Gran Tarajal. El equipo de Coka sorprendió con una defensa de cinco, con tres centrales y sin centro del campo. El repaso era monumental, el Jandía era dueño y señor de la situación, los visitantes una caricatura de equipo que no daban dos pases seguidos. Sin centro de campo, sin salida limpia de balón, con pelotazos a ninguna parte y con Peraza y Caliche desquiciados ante tanta vulgaridad. Decepcionante primera mitad del Gran Tarajal.

En el minuto 30, Giovani se adelanta a todos y marcaba de cabeza el 1-0. El Gran Tarajal no reaccionaba y en el 43, era Tana el que aumentaba la diferencia, 2-0, al ganar la espalda a la defensa y marcar de vaselina ante la salida de Agoney. Reinaldo pudo aumentar la cuenta, pero su disparo desde fuera del área fue desviado por el guardameta Agoney. Con el 2-0 se llegaba al descanso. El repaso habia sido de escándalo en esa primera mitad, o el Gran Tarajal se ponía las pilas o la victoria se esfumaba.

Pero el partido no había teminado, quedaban por delante 45 minutos para poder ofrecer “algo” que en la primera mitad se nos había negado. El banquillo se movió con rapidez y los cambios efectuados dieron su fruto. El Gran Tarajal se metió en el partido con un gol de Adargoma a los 50 minutos, y cuatro más tarde, en el 54, empataba Caliche. Los locales no daban crédito a lo que estaba ocurriendo y menos cuando en el minuto 59, Peraza ponía por delante a los suyos 2-3. El Gran Tarajal, con su fútbol, el “otro” fútbol, daba la vuelta al partido. A partir de ahí, el Jandía se descosió por completo y perdió el rumbo del encuentro, parecía otro equipo, no era el mismo de la primera mitad.

El Gran Tarajal se estaba llevando el partido sin ofrecer nada, con dos saques de banda y una peinada en una falta botada por Peraza había hecho tres goles. Poco bagaje para un equipo que aspira a dar el salto de categoría, pero ese tipo de fútbol también vale, no es bonito pero sirve para conseguir victorias. No te engancha, pero logras objetivos, sumas puntos que al final es lo que cuenta. El Jandía trató de igualar pero no pudo, jugaba a borbotones, con mucho corazón pero con poca cabeza, lo dicho, parecía otro equipo. El final mejor ni mencionarlo, agresiones, patadas sin balón…no había asistentes y el colegiado no daba para tanto, tenía bastante con seguir la jugada.

Tres puntos de oro para el Gran Tarajal que toma las riendas de la competición y disfrutará del parón navideño mucho más relajado. El equipo de Coka tiene que ofrecer algo más, su juego directo buscando siempre a los depredadores de arriba puede pasarle factura en cualquier momento, no elabora, el balón no pasa por los centrocampistas porque no existen. Peraza y Caliche no reciben una pelota en condiciones, con ventaja, y ello dificulta enormemente su juego. En la primera mitad el Jandía puso el fútbol y en la segunda parte el Gran Tarajal los goles. El partido fue presenciado por cerca de 300 espectadores entre los que se encontraban muchos aficionados “cangrejos”.  El final fue bochornoso, con la presencia de la Policia Local y la Guardia Civil, requeridos por el colegiado Cristian Gil Gopar. El árbitro no influyó en el marcador final y bastante tuvo con mantener el tipo, solito y con muy poca ayuda por parte y parte.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here