• El proyecto, impulsado por la Dirección General de Deportes y en el que ha colaborado la Consejería de Educación y las respectivas federaciones, ha logrado llegar con las concentraciones a un total de 1.600 escolares de las Islas

  • El presidente canario, Fernando Clavijo, destaca en una concentración enmarcada en el programa “Lucha Canaria en la Escuela” el compromiso del Ejecutivo de acercar este deporte a los más pequeños

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo; el director general de Deportes, José Francisco Pérez; el alcalde del municipio de La Laguna, José Alberto Díaz, y el director territorial de Educación, Ángel Recuenco, acudieron hoy al terrero de lucha de Valle de Guerra donde 110 escolares, adscritos al programa “La lucha entra en la escuela”, han podido ponerse la ropa de brega y practicar este deporte autóctono.

El proyecto, impulsado por la Dirección General de Deportes y en el que ha colaborado la Consejería de Educación y las respectivas federaciones, ha logrado llegar con las concentraciones a un total de 1.600 escolares de las Islas. Además, y de forma conjunta con el programa “Juegos y Deportes tradicionales en la escuela”, más de 20.000 niños y niñas de Canarias han recibido una formación teórica y práctica de estas disciplinas deportivas.

En ese sentido, el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, ha destacado “el compromiso del Ejecutivo de acercar la lucha canaria a los más pequeños, con el doble objetivo de promover la práctica de deporte pero, además, perpetuar una de nuestras señas de identidad, un deporte que está muy ligado a nuestras tradiciones y a nuestra historia”.

Asimismo, el director general de Deportes del Gobierno de Canarias, José Francisco Pérez, ha querido agradecer el interés mostrado por todos los centros adscritos: “Este proyecto no sólo ha servido para que los alumnos aprendan más sobre este deporte además, han podido conocerse entre ellos y pasar una jornada diferente fuera del aula”.

El evento deportivo, al que asistieron los bregadores Marcos Ledesma y Aday Barbuzano, contó con la participación de los centros CEIP Princesa Tejina, CEIP Punta del Hidalgo y CEIP Lope de Guerra, del municipio de La Laguna. Además, acudió el CEIP Teófilo Pérez, de Tegueste, el CEIP Tíncer, de Santa Cruz y CEIP Santo Domingo, situado en el municipio de la Victoria.

Al finalizar el encuentro, todos los participantes recibieron una medalla por su participación, aprendizaje y nociones adquiridas a través de este proyecto.

Esta primera fase, culminará con las concentraciones que se llevarán a cabo el día 18 de diciembre en La Presa, Gran Canaria, y en Valle Gran Rey, en La Gomera.

Fernando Clavijo visitó los CEIP Punta del Hidalgo y Princesa Tejina

Previo al encuentro en el terrero de lucha, el presidente Fernando Clavijo realizó una visita a los centros de Enseñanza Infantil y Primaria Punta de Hidalgo y Princesa Tejina, donde inauguró el Patio de la Convivencia, participó de Lectura en Familia y visitó el EcoComedor del centro.

Durante su visita, el presidente se interesó por el trabajo que realiza el centro para prevenir actitudes o comportamientos que puedan generar algún conflicto. Los centros de Canarias comparten un modelo de trabajo basado en la ‘Convivencia Positiva’, en el que se trabaja siempre desde el diálogo, tanto entre iguales como entre alumnado y docentes, y también con las familias. Esta forma de afrontar los problemas de convivencia ayuda a concienciar a los menores de las ventajas de valores como la solidaridad, el ponerse en el lugar de las demás personas.

La extensión de este modelo en las aulas del Archipiélago está aparejada al trabajo que realiza el Gobierno fuera de ellas, en la recopilación de aportaciones para el Plan de prevención de la Violencia Infanto-Juvenil. Tal y como anunció el propio Fernando Clavijo en el último Debate sobre el Estado de la Nacionalidad canaria, la Consejería de Educación y Universidades está desarrollando un proyecto que pretende involucrar a toda la sociedad. Los conflictos de convivencia más graves en los centros educativos no se quedan dentro de sus muros en la mayor parte de las ocasiones, sino que se prolongan en el barrio o a través de las redes sociales. De ahí que sea necesario contar con una herramienta que involucre a la comunidad educativa, pero también a los ayuntamientos, servicios sociales, asociaciones vecinales, otros colectivos y, en definitiva, a toda persona concienciada de la necesidad de prevenir la violencia entre nuestros jóvenes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here