Se lo llevó la Peña de la Amistad, pero hubo que esperar hasta el minuto 96 para saber de que lado se inclinaba la balanza. Al final 3-2 para la Peña después de un carrusel de incidencias propias de un ‘clasico’. Como todos los que disputan Herbania y Peña.

El encuentro fue vibrante y eléctrico desde el pitido inicial, la tensión se palpaba sobre el césped, en los banquillos, en la grada… y hasta en la cantina. Se jugó con deportividad, con mucha pasión y al final los dos contendientes salieron abrazados de los Pozos, pero un derbi o un ‘clasico’ es para disfrutar, para paladear los jóvenes talentos que tenemos en el fútbol majorero. El resto está demás, sobra.

En los derbis el fútbol brilla por su ausencia, los jugadores salen motivados y con las pulsaciones muy altas. Mucho encontronazo, demasiado choque, demasiadas protestas y poco fútbol. La diferencia de puntos en la tabla en los derbis carece de valor, en los derbis se iguala todo. El Herbania se presentaba líder con 11 puntos sobre su rival, pero cuando el balón comienza a rodar eso se olvida y las fuerzas se igualan.

La Peña tiene un equipo de último año y eso se nota. El Herbania es mas tierno, con jugadores más jóvenes y con menos experiencia, y eso también se nota. Pudo adelantarse el Herbania a los 5 minutos de comenzar el partido, pero el remate desde la frontal de John Alex se estrelló en la cruceta. En la siguiente jugada la Peña se ponía por delante con gol de Luciano. Con el marcador de 0-1 finalizaba la primera mitad y todo quedaba pendiente del segundo acto.

En la segunda mitad hubo de todo, goles, protestas, expulsiones y emoción a raudales hasta el pitido final. La Peña volvió a golpear por mediación de ‘Chicho’, al culminar una buena contra a poco de comenzar la segunda parte, el 0-2 subía al marcador y el Herbania lo acusó. John Alex anotaba para los locales y el cuadro de Nauzet estaba otra vez en el partido (1-2), pero Samu en otra contra anotaba el 1-3 y volvía a poner las cosas en su sitio. El partido se convirtió en un correcalles y llegaron los nervios, las tarjetas, los malos modos y las expulsiones. John Alex anotó un gol de valiente (2-3) y las espadas estaban en alto de nuevo. Quedaba partido y el Herbania cobró vida.

Los últimos minutos fueron trepidantes, con los equipos mermados por las expulsiones, el Herbania sin su portero y la Peña con 9 jugadores sobre el terreno, demostraron una condición física envidiable. Era un ir y venir, de una portería a otra, a pecho descubierto. Los aficionados lo agradecieron, unos más que otros lógicamente. El Herbania no encontró el premio que buscaba en el tiempo de descuento, después de un tremendo disparo de Charly que se fue al palo. Con esa jugada finalizaba el partido.

El encuentro se disputó en el municpal de los Pozos en una mañana muy calurosa, demasiado, ante la presencia de casi 300 aficionados que representaban a los dos equipos. El encuentro fue dirigído por Javier Pérez Alameda, que acudió sin asistentes y tuvo bastante trabajo a lo largo del encuentro. El Herbania continúa con un colchón de puntos más que suficiente para proclamarse campeón, luego llegarán los cruces de liguilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here