Ya tenemos finalistas, el Herbania hizo valer su gol en casa de La Peña y fue el primero en clasificarse. Por la tarde le tocaba al Sotavento, tenía que remontar el 1-0 del Vicente Carreño y lo hizo, derrotaba al Corralejo por 2-0, en un partido disputado de poder a poder en el municipal de Morro Jable. Los resultados reflejan la gran igualdad en las dos eliminatorias, pocos goles, muchos nervios y alguna que otra salida de tono.

El partido disputado en la mañana del sábado entre el Herbania y La Peña de la Amistad acabó como el rosario de la aurora. En el primer envite, la tarde del martes, pudimos ver un bonito espectáculo con ocasiones, goles, buenas combinaciones y emoción hasta el final, pero sobre todo deportividad, algo que hoy echamos de menos.

Creo sinceramente que nos estamos equivocando en algunos conceptos del fútbol base, no continuemos la rueda de improperios que nos muestran  todos los días en distintos campos de la geografía futbolística. Sobra violencia, sobran malos modos, sobran malas artimañas impropias a esas edades y en esas categorías. El partido de Los Pozos no me gustó nada. Hay que quitar presión a los chavales, tienen que disfrutar, no pueden pensar sólo en el resultado, eso les atenaza de tal manera que no disfrutan del fútbol que llevan dentro.

En la final se van a encontrar dos viejos conocidos, se conocen a la perfección, los dos saben que son dos “gallitos”, pero que sólo puede llegar uno a Lanzarote. El primer partido se jugará en el Municipal de Morro Jable, la vuelta será en Los Pozos.

El formato al que tienen que someterse los equipos de Fuerteventura para poder llegar a División de Honor es arcaico, rancio y sospechoso. Primero se eliminan aquí en la isla, luego juegan contra el vencedor de Lanzarote y lo que quede de ese equipo se enfrenta al campeón de Gran Canaria, vaya panda de iluminados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here