Un informe de director general de la mutualidad pone en entredicho el proceder al frente del organismo de un hombre fuerte de Rubiales.

Dos de los hombres de peso de Luis Rubiales en la Real Federación Española de Fútbol, Maximino Martínez y Antonio Suárez, están contra las cuerdas por temas relacionados con el saqueo supuestamente llevado a cabo en la RFEF en la última etapa de Villar. El actual número dos de la RFEF, Antonio Suárez , es sospechoso de desviar fondos procedentes de la federación y del CSD para su propio interés.

El diario El Mundo publica que el juez Pedraz  »ha solicitado una bateria de diligencias para decidir si lo imputa, tal y como cree conveniente la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Según la UCO, Suárez era ‘conocedor’ del desvío de fondos procedentes del CSD para la construcción de campos de fútbol e incluso considera »plausible que él mismo hubiera sido destinatario de algún beneficio relacionado».

Está bajo investigación la construcción del campo del colegio Heidelberg, con un desvío en la contabilidad de 44.992 euros. Se cree que se pudo haber cobrado y ocultado una subvención otorgada por el propio centro. Tanto el presidente de la Asturiana, Maximino Martínez, como Antonio Suárez, están siendo investigados por el juez Pedraz, en el marco de la operación Soule, por supuestamente haber consentido y quizás haberse beneficiado de desvíos de dinero procedentes de la construcción de campos de fútbol subvencionados por el CSD, con el tanto por ciento de las quinielas.

Según estas informaciones ambos vicepresidentes de Rubiales podrían, en breve, acabar siendo imputados por estos hechos. Se calcula que durante la presidencia de Villar pudieron haberse desviado más de 20 millones de euros de la mutualidad de futbolistas. El asturiano Maximino Martínez, vicepredidente de la RFEF y uno de los grandes hombres de confianza de Rubiales, fue nombrado en 2018 presidente de la mutualidad de futbolistas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here