Amargo sabor para los del Mitsubishi Lancer Evo VI, que en el IV Slalom de Antigua sorprendían en los primeros compases al instalarse en la tercera plaza absoluta. El palier de la rueda delantera izquierda se rompía y les obligaba al abandono mediada la prueba.

Aníbal Hernández y José María Umpiérrez acudían a la segunda cita del Campeonato Insular de Slalom sobre Tierra de la Isla de Fuerteventura con el propósito de seguir acumulando kilómetros en esta primera parte de la temporada. El abandono en La Palma obligaba a los de Antigua a tener que adquirir ese necesario ritmo de competición, pero a pesar de las buenas sensaciones la mecánica volvió a fallarles.

“No hemos vuelto a tener suerte”, expresó el piloto apoyado por las marcas Mitsubishi Motors – Fránquiz Automoción, Imprenta Hermanos Umpiérrez, Aluminio y Cerrajería Araya AluseFuer, Ayuntamiento de Antigua y Estación BP Muelle Chico. “Sin asumir grandes riesgos nos encontramos muy cómodos y los tiempos eran competitivos”, explicó Aníbal, que afrontó una carrera repleta de vehículos con tracción total.

“En la tercera manga se nos rompió el palier de la rueda delantera izquierda y ya no pudimos continuar”, recuerda el piloto inscrito por el CD FuerteMotor. “La suerte no ha estado de nuestro lado en estas dos primeras carreras de la temporada, pero no debemos tirar la toalla porque las sensaciones al volante son buenas”, subraya el majorero.

“Cuando las cosas están por no salir, no salen”, dijo José María Umpiérrez, que se doblegó en una jornada en la que el club que preside organizaba este IV Slalom de Antigua. “Al menos los tramos que hicimos me demostraron lo que ya pensaba de Aníbal, que es un piloto muy rápido”, aseguró.

Como resumen, la pareja Hernández-Umpiérrez comenzó esta segunda prueba del campeonato majorero de slalom con el tercer mejor tiempo, a menos de un segundo del equipo que llevaban por delante. Una cronometrada después repetían la posición y avanzaban en su

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here